2/10/2006

B-08 japoneando


Ayer nos invitó un amigo a ver un corto que había hecho. En un garito de Lavapies. Antes del suyo vimos uno sobre peluquerías pijas y populares, otro que era un sobre un cuento que se llamaba El vaso de leche y otro que se llamaba Japoneando, sobre las desventuras de una japonesa que llega a madrid buscando un lugar donde bailar flamenco, pero no lo encuentra. El corto de mi amigo era bastante pretencioso y pedantillo, como es él, con referencias culturetas dela peli Arrebato de por medio, en fin. El de la japonesa era una risa, la historia era muy buena.
Después nos fuimos a tomar algo, al Melo's: cayó una botella de ribeiro y una ración de croquetas, y la media botella que se dejaron los que compartían mesa con nosotros y la media "zapatilla" que tampoco se comieron.
¿Es una guarrería comerse lo que a otros les ha sobrado? No sé, a mí no me lo parece... lo que queda es poco fino, eso sí.
Sigo con unas imágenes del libro de Foer en la cabeza: las páginas se pasan muy deprisa y el hombre que salta de las torres gemelas vuelve a subir; esperanzador, de alguna manera, no?
Hoy es viernes, por fin!

2 comentarios:

yoko dijo...

de casualidad he puesto JAponeando, y me ha salido como primer enlace esta entrada a tu blog, me ha hecho mucha ilusion que te gustase el corto, lo estoy reeditando, y no se si nos conocemos, pero me alegra que te haya gustado(soy la japonesa que vive esos momentos surrealistas buscando un bar en el que bailar flamenco)

pepita pulgarcita dijo...

hola yoko!! espero que ya bailes flamenco como una gitana de pro!! me reí mucho con el corto y me alegro de que hayas aparecido por aquí y te haya hecho ilusión. Arigato!